Monday, May 16, 2011

Leyendas del mar: Punta de Coles


Leyendas del mar: Punta de Coles

Los indios esperan mucho del mar, pero más de las estrellas. La larga costa frente al pacífico le ha enseñado al pescador peruano a hacer tiempo, pero también a apurar a la espera. Vender de muelle en muelle, era tarea familiar para los cinco tripulantes del Antauta: un viejo remolque convertido en mercado que llevaba verduras y personas de norte a sur y de sur a norte. Puerto Chala, Yauca y Lomas estaban en su ruta enmarcada entre los paralelos 72 y 76.

Fue en Matarami en donde vieron por última vez tierra. Un frío que bajó del cielo congeló máquinas, aparejos, velas y carnes vivas. Como sí fuesen un disciplinado témpano híbrido, una corriente los empujaba hacia un occidente impreciso. Cualquier aparato señalaba espacios pasados y la única electricidad presente parecía ser la de algunos rayos temblorosos en el horizonte.

Cartas de despedida, mensajes en botellas y mudas oraciones se ahogaban frente al frío y la corriente mortífera y porfiada. Cada uno recordaba aperitivos, amores, reencuentros y rabias. Todo quedaba atrás, era inútil tratar de arreglar lo pasado y lo vivido.

Así, en un vuelco retorcido de las percepciones, una suerte de oasis personal… un destino añorado… se abría frente a sus ojos. Una larga tierra aparecía frente a una bahía cálida y verde. Sí el edén tuvo alguna semejanza con un sitio, sin duda fue con este. El Antauta, la embarcación sin piloto ni vida humana se deshacía como un cubo de hielo en el vaso de una deidad incógnita y prepotente.

Corte.- Job23:58.-

4 comments:

Antonio said...

Brutal bro!

daniel said...
This comment has been removed by the author.
www.joaquinortegascripts.blogspot.com said...

gracias mi pana!

Anonymous said...

Muy bueno el mio!