Monday, March 02, 2015

Humor globalizado: flujos de caja impúdicos


Humor globalizado

Flujos de caja impúdicos

Joaquín Ortega

Hacer dinero no está mal, mucho menos gastarlo o invertirlo en tu futuro y en el de los tuyos, el problema reside en no ser exagerado ni parecer un pavo real con plumas de Euros. Bueno es tener un auto bello y caro. Malo es que ese auto tenga suspensión y cornetas que tripliquen el valor de todo el automóvil. Bueno es poder disfrutar de un día de playa. Malo es que el islote o la bahía que escogiste para pasar un rato, se convierta en un estacionamiento acuático, donde las embarcaciones y los yates, sean el referente flotante del carro del chulo, delineado arriba hace un ratico.

La obscenidad no es un plato descomunal, se trata de una escudilla terriblemente organizada. 

El problema con un flujo de caja impúdico, es que dentro de la economía de los bits y los bytes   –y en ciertos contextos nacionales- siempre nos va a sonar a máquina registradora ilegal, a contador de dinero a la sombra, a moneda bañada con lágrimas, o peor aún a maletines con tic tac ocultos.

Sí sospechamos del trasero de la rubia del comercial de traje de baños… Sí nos fajamos a buscar en Facebook el nombre de la novia anterior del chico que estamos considerando… Sí  revisamos con detenimiento las referencias del doctor que nos va revisar nuestras partecitas íntimas, viene a ser súper normal, que una tos con olor a dólares frescos nos encienda las alertas de caminante del mundo actual.

Los capitales vuelan más rápido que los aviones, las estafas llegan al correo electrónico con el nombre de una mujer hermosa –al menos en fotos- y de ascendencia real –hasta prueba en contrario- Hasta la educación formal pareciera poder brincarse en tiempos y asistencias, con algún titulo adquirido en las plataformas virtuales de alguna universidad de resonancia anglosajona. 

El dinero caliente nos persigue, se mueve entre paraísos fiscales y nombres impronunciables –y sobre todo inentendibles- como foreclosure, commodity, broker, Laddering, Fee, Planning y Pari-Passu- Con estas frases clave, se debe ver uno muy coqueto hablando por teléfono, pero ocurre como con las siglas de las enfermedades de atención infantiles: una vez que el padre las entiende, los psiquiatras inventan unas nuevas. 

Para variar, Hollywood nos engaña de lo lindo y la vida de Gordon Gekko o de Jordan Belfort –a cual más parábola, una que la otra- revela que los malos simpáticos o con hijos malcriados, se salen con la suya, mientras los créditos ruedan sobre las caras de actores que se ríen de los excesos de drogas ajenos, como se burla un niño de la caída de culo de su maestro alcohólico.  

Un cañón de dólares disparado con sagacidad y precisión, hace que hasta el más lento quiera volverse blanco -o guardaespaldas- de la integridad moral de algunos bolsillos en la mira.

Cash, cash, cash…Esa palabra suena tan dulce, como la lluvia nocturna y serena en los oídos.

@ortegabrothers




Tuesday, February 17, 2015

Humor globalizado: cuando la guerra del teclado es más importante que la de verdad


Humor globalizado
Cuando la Guerra del teclado es más importante que la de verdad
Joaquín Ortega

Con la guerra en tiempos globalizados está pasando lo mismo que le pasa a las mujeres, primero con sus novios y después con sus tatuajes: se aburren. Y no es cosa de morirse, pero cuando lo que entretiene es lo que ocurre frente al ordenador -y no lo que pasa al otro lado de la ventana- sabemos que vamos rumbo a otra forma de locura, que no de idiotez, con el perdón de los infantes con  2 añitos de edad -y mucho más avispados que algunos adultos-

Esta locura no prevista en manuales de medicina ni en el sentido común de los mayores más sabios, parece originarse al menos por tres motivos: el primero se resume en el “no me importa”, el segundo se resume en el “eso no ocurrirá aquí” y el tercero se detalla en la frase: “no lo se”.

El grupo de los “no me importa” se mete de cabeza frente a remansos de regodeo deportivo o erótico. Para ellos la guerra es una cosa tan exótica -y hasta fashion- como un vestido inaguantable de los la princesa Leia -o de los impagables- de su madre Padme, siempre mejor acompañada, con mejor ojo y con mejor estilo que su hija.

El grupo de los “eso no ocurrirá aquí”, ven cada matanza como un lugar tan exótico como el sushi impronunciable descubierto en la semana, o como la derivación del nuevo tono del tinte, recomendado por el estilista lisonjero. 

Los del grupo de “no lo se” tal vez, sean un poco más honestos, y solo abrevien la perdida de tiempo argumental, de los dos primeros grupos.

Para todos ellos, solo cabe desearles una hermosa y próspera vida, alejada incluso de historias audiovisuales de unos fulanos vetustos como Hitler, Stalin o Tito… o de algunos sujetos con nombres de Chefs hipsters como Pol Pot,  Taylor o Suharto.

Para cerrar hay un cuarto grupo, a todas luces el peor: es el de los que dicen: “guerras siempre ha habido y siempre habrán, vayamos a la próxima”…y con gesto desgarbado pasan la pagina, como se pasa con el dedo entre escritorios en su Ipad. Estos peluches, ven al mundo real como una sucesión de vidas recargables -y de dolores graciosos- que sufren todos los otros que no son ellos, ni su entorno de placeres y risitas. Estos  malos virtuales asumen como risible el mundo real, tienen el poder del delete como dioses de última generación. Seguramente, a uno de estos personajes lo tiene ahora, al otro lado de su mesa, frente a una taza de café. Si lo ve, no le lleve la contraria ni le sonría, ambas estrategias son funestas ante los todopoderosos generales de escritorio. Por lo pronto, guárdese de ellos y brinde a la salud de los soldados de juguete, que al menos ellos terminan en un cajón tras verdaderas misiones cumplidas, al final de la jornada.

@ortegabrothers


Sunday, January 18, 2015

Bautizo del EBook La Cultura del Milenio de Joaquin Ortega


La cultura del milenio, es el nuevo libro del politólogo venezolano Joaquín Ortega. En formato digital  -E Book-  se enfoca  en temas tan actuales como diversos: la creatividad; el mundo 2.0; la naturaleza de los contenidos para redes sociales; la gerencia de equipos creativos;  el presente y el futuro de nuestras conversaciones, a partir del entorno cambiante provisto por aparatos en proceso de invención, reinvención e integración – TV, teléfonos inteligentes, computadores personales, tabletas, etc.-

En cada uno de estos ensayos encontramos palabras y conceptos clave como “futuribles”, “colaboración creativa”, “la nueva arquitectura de la mente y su relación con el espacio de vida”, “multiempleo”, “fatigas digitales” o “intoxicaciones tecnológicas” .

La cultura del milenio de Joaquín Ortega es un conjunto de ensayos breves pensados para ser leídos y problematizados en distancias cortas. Frente a temas de gran profundidad, nos ofrece un repaso escrito por temas de vibrante actualidad, sostenidos en una prosa fresca, amena y con un  lenguaje divulgativo. Las nuevas y grandes preguntas se asimilan sin dificultad, capítulo a  capitulo -cerrados en sí mismos- acercando al lector a contenidos en transformación, con una mirada explicativa y desprejuiciada.

La cultura del milenio concebido como un libro objeto, ha sido diseñado por Eduardo Aguilera, y también puede disfrutarse como una galería de arte con textos interactivos, contenidos en una serie de vínculos –o links- al resto del trabajo multidisciplinario de este versátil pensador venezolano. La cultura del Milenio cuenta con el apoyo del centro de investigaciones de la Universidad Católica Andrés Bello @MediaLab_UCAB, coordinado por el profesor Luis Ernesto Blanco @lblancor

Este viernes 30 de enero de 2015, a las 6 de la tarde, en la librería Estudios de La Castellana, tendrá lugar la presentación del texto, de la mano del investigador y activista en redes sociales Luis Carlos Vásquez @luiscarlos , y del bloguero y librero Jonathan Bustamante @lectormetalico  

La cultura del milenio: ensayos sobre creatividad y política, frente al paradigma digital Se encuentra ya a la venta, en @libreroETC en formato digital. Tan solo debes bajar la aplicación gratuita  y acceder al extenso catalogo de esta plataforma de lectura para IOs y Android.


Para mayor información puedes seguir en Twitter a @LibreroETC a @MediaLab_UCAB y a @ortegabrothers


Sunday, January 11, 2015

10 cosas que no sabias de las fiestas, de no hace mucho tiempo atrás


10 cosas que no sabias de las fiestas, de no hace mucho tiempo atrás
Joaquin Ortega

Colearse en las fiestas en algún momento fue bien visto y las discusiones nunca llegaban a los puños o a otros medios

La salsa era lo que bailaban los rockeros más duros

La Billo’s eran como Pitbull o la miseria, es decir, estaban en todos lados

La gente se daba el feliz año, y salían de la casa a una arepera para “ hacer un pisito” con una sopa, y así seguir rumbeando

En las plazas de la ciudad niños y adultos tenían una fiebre un poco anormal por patinar como locos

Había grupos de guitarristas que cantaban boleros, canciones mexicanas y aguinaldos casa por casa y entre canción y canción cambiaban bombillos, arreglaban enchufes y reparaban electrodomésticos

Los fuegos artificiales no eran de colores sino que salían en blanco y negro

La gente echaba talco en el piso mientras bailaban para que se resbalaran

Lo mas vulgar era escuchar metáforas del tipo: “atrévete, crucemos el Jordán” o “quiero llenarte toda, toda con mis besos”

Las groserías eran una excepción y el castellano se hablaba en esos días sin dialectos tukky beta beta tukky tukky tukky beta beta


Los primeros de enero los ciudadanos visitaban a los delincuentes en las cárceles y no al revés. 


Thursday, January 08, 2015

Un artículo, a partir de The Plot de Will Eisner

https://drive.google.com/file/d/0Byyl6SwzdPLeV3FaZUdKNTBzUjA/view

Tuesday, January 06, 2015

Joaquín Ortega. Revista Dominical 04.01.2015


Palabras nuevas que aprender en fiestas decembrinas, cuando el reguetón lo permite


Palabras nuevas que aprender en fiestas decembrinas, cuando el reguetón lo permite 
Joaquín Ortega

Desgaritado: dícese del toro que se va contra todo lo que se mueve. También se usa por retruque en las situaciones donde la persona, cada vez mas alicorada –entiendase prendida- empieza a subir la voz a decibeles insufribles, tipo “Direct TV o Demand”

Yemeo: dícese del arte de estar guisando en el sitio que es. Yemeo o ñemeo, también se aplica a la reunión secreta, previa decisión pública importante. En navidad el Yemeo o ñemeo se ejemplifica a la hora de compartir secretamente platillos o bebidas escasas o altamente costosas sin que el resto de los invitados, puedan papearse esos manjares.

Broncíneo: dícese de la cualidad del brillo que debe tener un pan de jamon. El tono broncíneo se obtiene con el barnizado, antes de entrar al horno, del pan con un huevo previamente batido. Broncíneo es el adjetivo que utilizan algunas viejas zorras para tratar de ocultar, los calores que les entran cuando ven a un joven papeado, bronceado o de juvenil y masculino aspecto.

Comodoro: formula de antaño de llamar al raspado, cepillado o granizado. Si desea aparentar ser muy culto o pertenecer a una familia de gran alcurnia no dude en pedir “un comodoro a la mexicana               –Margarita-, un comodoro a la venezolana –alimenticio cocuy sour- o un comodoro guarapita –contentivo de guarapa, sirope de colita y leche condensada

Caimana: entendida como un juego al margen de las reglas o con reglas muy flexibles, la voz caimana ha trascendido de las canchas de beisbol o futbol a la gastronomía criolla. Caimana es la bandeja en cuyos restos conviven al final de la jornada decembrina, a partes desiguales, pernil, ensaladas varias, panes, pasapalos, quesos y hasta dulces. La caimana se lleva a la nevera o se arma a un lado de la mesa, para luego ser parte preponderante de la alimentación de los días 1, 2, 3 y 4 de enero del nuevo año. 

Ondinas y elementales: se refieren a los seres mágicos, que continuamente aparecen en los deseos de la Nueva Era. Abundan en libros de metafísica,  rituales varios y embrujos de magia blanca o simpática. Las ondinas son los espiritus elementales del agua, los gnomos son de la tierra, las sílfides del aire y las salamandras del fuego. Si ve alguna, seguramente se pasó de tragos o está viendo medio dormida alguna peli de Guillermo del Toro.

Remoquete: dícese del sobrenombre, AKA, alias o seudónimo de cualquier persona, amigote o sinvergüenza amigo de la familia que llega a la casa. Nadie sabe en realidad cómo se llaman, pero cuando aparecen “Chuto sin container”, “tripa e’ cohete” o “Koala sin cierre” la fiesta nunca será la misma.

Bregador: típico adjetivo calificativo que utilizan los tíos viejos para referirse a caballos de carreras buenos, la mayor parte de las veces, y para convencer a la sobrina más dura de que termine de donársela al viudo portugués que la corteja.

Manducatoria, manducar: referido a la hartazón, la papa, la comida abundante, eso si en forma cercana a la cultura clásica.

Encamisonado: Hombre que seduce vestido de mujer. Es el síndrome Jared Leto o Steven Tyler. Por lo general, el hombre metrosexual confunde a unos y a otros, pero termina haciendo lo que la naturaleza y la biológica prevén en los manuales de reproducción animal. Nunca confíe en un encamisonado que ande de lo más etéreo por ahí por su casa, pues por lo general es un disfraz para satisfacer sus más bajos instintos.

Por allá rodó: salido de la jerga hípica, dicha expresión se refiere a la entaconada que pela el escalón o al caballero al que se le van las patas como al pesista sin experiencia.


Silla coriana: adorno que no sabias que era tan útil para poner a secar las prendas enchumbadas de sudor y botellas que explotan espontáneamente.


Situaciones típicas de un fin de año bien bueno


Situaciones típicas de un fin de año bien bueno 
  • ·     Meterle unas tusas a la gemela de tu esposa, o sea a tu cuñada, que está un pelín más durita que tu mujer 
  • ·      Bailar con la prima evangélica y echarle la culpa al diablo del recueste mutuo
  • ·      Prender cohetones desde el balcón de tu casa, cargando a un recién nacido
  • ·      Hacer ponche crema con Splenda y que salga más caro el antojo que un viaje a Panamá
  • ·      Ponerle pausa a las 12 campanadas para irse a poner unas panties amarillas
  • ·      Pedirle empate por Skype a una australiana que no entiende como nuestro “hoy” es un “ayer” para ella
  • ·      Calentar un bollo y dos hallacas para los vigilantes y llevárselas el dos de enero a la garita
  • ·      Hacer un nacimiento de fantasía y multiétnico juntando las figuras originales con piezas del feng shui, barajitas de futbol, muñequitos de la Cajita Feliz y personajes de Star Wars
  • ·      Tomar fotos de las ollas y ponerle un hashtag en instagram que diga OVNI de Casa Club TV
  • ·      Poner en Twitter fotos desenfocadas, sin nombre ni lugar
  • ·      Meterte a un cuarto a dormir y darte cuenta, a los 10 minutos que estas en el apartamento equivocado.
  • ·      Enterarte el 3 de enero, por unas fotos, que bailaste lambada con el vecino que se parece a Homero Simpson y una Miss Venezuela 1965


#ElCombo31 @magaflores @929tufm @jackgarzon @horaverde929 @ultimoround929 @ortegabrothers