Monday, April 10, 2017

Manual para quedarse pegado


Manual para quedarse pegado
Joaquín Ortega

Lo peor que se puede hacer cuando terminas con alguien, ya sea que te maleteen o que tú te hayas escapado por la puerta, es rumiar el fracaso o recordar los buenos momentos. Toda esa relación de mierda debe olvidarse. Y cuando digo toda, es toda.

Solamente plagiadores de Isaac Bashevis Singer como Gabriel García Márquez -y otros epígonos promovidos por oscuras agendas asesinas de la libertad- pueden decir cosas como: “no llores porque terminó, alégrate porque sucedió”…si esa no es la cita, por ahí va, y me da mucha ladilla, revisar en Google si la vaina es correcta. Lo importante es que se entendió.

Y volviendo al punto de arriba, olvida todo, porque es mejor olvidar que llevar a cuestas un experimento fallido que nunca es tuyo, sino del creador de la relación.

Y aclaremos. Es bien sabido que el hombre es gafo por naturaleza en temas de amor, y hasta el más rata de los conquistadores ha caído con los kilos en algún momento de su vida. Así, que si una relación fracasa no es por ti, es por ella. Ellas se entrenan en el arte del flirteo, del movimiento amatorio y de los planes de vida… Ellas tienen despierto -desde el día uno de su venida al mundo- el gen todopoderoso de la casita con todo incluido –o simplemente el affaire a lo Bovary-.

Las mujeres están diseñadas para armar su casa con su “hombre accesorio”, el cual puedes ser tú o cualquier otro –incluido éste servidor- Todo lo que hacen –o no- es para mantenerte adentro de ese círculo sagrado de sus pertenencias. Por cierto, la única diferencia entre un vestido de ellas y tú, es que el vestido no se la va solo. Pero continuemos.

Cuando por fin le caes, todo es parte de un programa, ellas tienen clara la intención, el procedimiento, el modo y las tácticas… ya lo han planificado y ensayado con meses de antelación. Las mujeres te han stalkeado –acechado es demodé-, te han brujeado, han hecho encuestas, se han asesorado y te han medido como a un mueble nuevo para su cuarto, antes de que tú te dieras cuenta de que la jeva te estaba parando bola.

Las mujeres son un Napoleón de las batallas del amor. Son como Sun Tzu, pero con hilo dental. Por eso, no le pares si pierdes, porque los hombres estamos diseñados para perder, y si alguna mujer te va a salvar en el futuro inmediato, será tú madre desde el más allá o alguna hija, si es que llegas a tener la dicha de concebir una.  Por cierto, valga el inciso, nada mejor que tener hijas hembras porque las puedes consentir súper relajado, mientras que sí haces eso mismo con un varón, se mariconea.

Ahora, a lo que vinimos.

Aquí te vamos a dar unas reglas bien masoquistas para que tengas material dramático para llorar como un guevón cualquier amor perdido. Recuerda, que ese amor ya sabía la fecha de inicio y de caducidad de la relación, porque tú en el fondo eres un cartón de leche que habla, pero cartón de leche al fin.

Reglas para quedarse pegado:
1.     Ve a las mismas heladerías que frecuentaban juntos. Pide dos helados. Come el que debería ser para ella con la mano izquierda.
2.     Desayuna a la misma hora y las mismas cosas que pedían los dos después del polvo mañanero.
3.     Haz una selección de porno en donde las actrices usen la misma ropa interior, que ella se ponía, para darte su ración de amorcito erótico.
4.     Piensa en ella antes de dormirte y levántate pensando en su cara, igualito a como cuando estaban empatados y te mensajeaba con íconos tiernos de FB.
5.     Huele los libros que te prestó y que todavía llevan su perfume.
6.     Nunca borres las fotos de ella ni de su familia del celular y de la computadora que tenías de portada.
7.     Ten a la vista los anillos, los ahorros, el mapa de la ciudad que iban a conocer juntos, los poemas y las dedicatorias que le ibas a entregar cuando le pidieras formalmente la mano.
8.     Cómprate un loro y enséñale su nombre para que lo repita cada vez que llegues a la casa.
9.     Haz una selección de los mensajes de cuando todavía decía que te quería y pégalos como post it en todas las máquinas y aparatos digitales que tengas.
10. Celebra cada mensuario como si no hubiera pasado nada.
11. Revisa siempre el teléfono, deseando que aparezca su número.
12. Habla de ella con gente que no conozcas, contándole lo valiosa que es, lo inteligente, lo tierna y lo mucho que te hace feliz. Recuerda no hacerlo con tus amigos. Ellos ya saben que dignidad no tienes, pero tampoco es para que le des excusas para que te internen en un psiquiátrico.
13. No duermas sin escuchar sus mensajes de voz y haz un loop con los “mi vida”, “te amo, te amo, te amo, te amo”, “tu novia te ama” y “esposo, recuerda”.  Si no lloras con ganas, al menos podrás desvanecerte del dolor de haberte despersonalizado.
14. Por último, no olvides perseguir ladrando carros que se parezcan al que manejaba ella…Y pasar, una que otra semana, esperando con un ramo de flores muertas en el aeropuerto, a que regrese a cumplir con sus promesas de amor.

Recuerda siempre que quedarse pegado no es una opción. Es una forma de vida.


-->
@ortegabrothers

Tuesday, April 04, 2017

Los gordos mentales


Los gordos mentales
Joaquín Ortega

La mayoría de los fanáticos de la cultura Pop se vuelven vampiros. Piden más, chupan más duro, se sacian con menos, y casi siempre, piden la misma receta, con un nombre variado. Se contentan con que le cambien el empaque del cereal, pero comen el mismo arroz inflado con una sonrisota, eso sí, ahora recalentado.  Muchos se convierten en vagos de las ideas, en holgazanes del argumento, en inútiles del giro en la trama y en magos de la memoria selectiva.

Los enfermitos del Gore, quieren más sangre y rebanadas…desean una apoteosis de las degollinas, con la única diferencia de que cuando la tienen, es lo mismo que han visto en pelis y videos en los últimos veinte años, pero esta vez en cientos de litros traídos en cisternas. Le cambian el Soundtrack a la misma secuencia, y ya se imaginan que están frente a un novedoso producto cultural, innovador y flamante. Pasa con las películas de Freddy Krueger, pasa con Mad Max, pasa con las franelas de íconos de la muerte o la TV…pasa con los bobos ideologizados y hasta con los flujogramas de Pictoline.

Los enfermitos de los libros de terror, los frikis de monstruos come gente, los perdidos en galaxias western se meriendan la misma patraña, cada cinco minutos. Luego hacen una pausa y 10 años después, les venden los muñequitos que ya tienen, pero con una letra más grande en las cajas.

También entran en la zona de confort de los gordos mentales, los que se hacen los locos cuando les venden grandes mitologías o clásicos dramas griegos en cine y TV. La legión de Game Of Throners no quiere enterarse de un tal Shakespeare, ni de los Borgia, ni de cualquier familia real desde al año 1200 para acá. Nadie ha leído a Maquiavelo o Hobbes o a Gracián, pero ver un capítulo de House Of Cards los convierte en analistas esenciales del poder. Los que confunden plagio con melancolía, vuelven a atiborrarse la bandejita mohosa de la fantasía, las persecuciones del punto “a” al punto “b” –y al revés- los envenenamientos y las traiciones sin ni siquiera pasarse un ratico por Edgar Allan Poe, Alfred Hitchcock o la grandísima Patricia Highsmith.

Los que van de público a stand ups comedy son posiblemente los que menos se den cuenta, de que el 90% de los chistes son bajados de internet, fusilados de salones de comedia españoles o latinoamericanos, rebuscados en páginas de olvidados críticos del mundo de su época –desde Aristófanes y las zarzuelas, pasando por Pepo y Jardiel Poncela y llegando a Lenny Bruce o Louis CK - Son diarias las extracciones con pinzas de Late Shows y Sitcoms, y se aprovechan de los que tienen menos de 25 años –y del Alzheimer prematuro de los viejos- porque estos chamos están distraídos viendo a Youtubers que traducen listas de Cracked.com, para decirlas en español. Inserte aquí nombres como Dross o el Rubius, solo para hablar de los más conspicuos “nuevos escritores”, apoyados por esas editoriales que se quejan en privado, de que sus lectores no son más cerriles, porque no se levantan más temprano.

El punto de apoyo de todo gordo mental es una baja autoestima y una alta cantidad de lectura carbohidratada que no le saca celulitis al coco, pero que sí le genera otros efectos secundarios, es decir, no es que te ponga más bruto, sino que hace que la inteligencia se te mude de edificio. 

-->
@ortegabrothers


-->

Wednesday, January 18, 2017

La TV y sus Tardes Felices


La TV y sus Tardes Felices
Joaquín Ortega

Joaquín: Donde está la infancia, ahí está la TV…

Salvador: Donde hay ocio, flojera, ratón, pesimismo, optimismo, rabia e ilusión, allí brilla la TV…

J: La TV es una caja boba y parlanchina, tanto como cualquier vecino, pero la salvan los comerciales de comida rápida y los viajes que nunca podrás hacer por falta de tiempo, de fortuna, de salud, de tarjetas por raspar o de herencias despeñadas del cielo, que nunca caen en el bolsillo…

S: La TV es amor, es ciencia ficción, es muela, es vertical caída, es teleteatro, es soap opera, es maratónico, es reality, es documental, es idiotez propagandística y todo lo que se pueda freír en una parrilla de programación…

J: ¿Para dónde se fue la TV?…se fue a donde está nuestra niñez…a donde las bebidas achocolatadas fueron a cabecear el sueño de los justos...a donde los juguetes se transforman en seres vivos o encontraron nuevos compañeros de travesuras…

S: La TV es una topografía, es geodesia, es un relieve, es un chichón en la memoria que no se baja ni con cuchillo ni con sal ni con aceite ni incisiones menores…

J: Cuando los dioses de la TV dijeron: “ Ved Televisión” han querido que
toda la vida de los televidentes fuese televisión…

S: Llámala serie, llámala caricatura, llámala divertimento, llámala olvido…La TV es un mapamundi en donde te pierdes, porque te derramas…la TV es una entrada al reino de los cielos húmedos…

J: La TV es un vicio y mientras más pequeña la pantalla, más grande es el pecado…

S: La TV es un instrumento de instrumentos…la hacen los actores, las historias, los productores, los libretos, la distribución…

J: La TV es un instrumento de instrumentos la hacen los acosos, el bullying, el harrasment, los sueños rotos, la brujería, las trampas, la tecnología, los lechazos cuánticos, los inútiles, los becados, los talentosos y los que se llevan las glorias de algo que nunca entendieron…

S: La TV habla de sí misma en tercera persona…a cada rato, invita a sus enemigos a compartir pantalla, revive a los muertos, mata a los vivos, es un samurái que cura y estrangula, es una bruja que envenena y saca la ponzoña…

J: La TV te persigue no importa el dispositivo en el que la evadas…

S: La TV te encuentra, te escanea y si no le importas, igual se cuela en tu vida…

J: La TV se convierta en novelitas en las mentes débiles de las mujeres…

S: La TV se convierte en dramones en las mentes débiles de las viejas…

J: La TV se convierte en análisis geniales en las mentes débiles de los hombres…

S: La TV se convierte en pasarela en la mentes débiles de un gentío…

J: La TV se convierte en recorta y pega, para concretar la idea del cuerpo de transformista…de esas “mujeres –tipos” que nunca pudieron ser Osmel Sousa Von Frankenstein y compañía…

S: La TV es un espectáculo doméstico que movió la mesa hasta su destello y que luego se mudó a la pantalla personal, para seguir agarrándote las nalgas, cuando andas en modo multitasking…

J: La TV es el campo de batalla de los frikis, de los flojos conceptuales, de los gordos mentales que exigen más historias, sin dar nada a cambio y que se relamen gustosos, cuando les cuentan la misma vaina con decorado distinto…

S: La TV es instantánea, pero muchos prefieren bajarla por Torrent y sus epígonos…la TV es un alimento diario, que muchos insisten en meterla en una alacena, para después darle un mordisco gigantesco que te impide la digestión…

J: La TV borra los límites entre pasado, presente y futuro…cuando la gente ve algo vintage cree que es un estilo y no periodo…”dame lo viejo, como nuevo”, no es un ejercicio de parodia, es más bien lavar un jean nuevo hasta despintarlo…

S: La TV es parte de tú vida, de tú edición mental. Cuentas tú día con lo mejor o peor de lo que hiciste…echas ese cuento censurado o resumido, dependiendo de la persona que tienes al frente…

J: La peor edición es la que haces antes de dormir en donde exageras triunfos o decepciones…levantes imaginarios o gastos superfluos…

S: La TV es un acto de lejitos que muerde de cerca…es un episodio de cerca que daña hasta lo lejos…

J: La  TV es un trance sagrado con rituales y más vueltas que un dibujo de Vignola…La TV es un lugar desolado que excita al sueño o lo disipa con naturalidad y estilo…

S: La TV abierta ha triunfado porque fracasó. La TV por cable ha fracasado porque triunfó…

J: La TV en streaming está triunfando en la centralización de la oferta y en la distribución de los contenidos…

S: La TV está ahí y no piensa irse..

J: La TV es algo más que dinero, que productores enfermitos en plan de operación colchón, que personalidades desestructuradas, de endogamia actoral…

S:La TV es mucho más que cocaína, maldiciones místico-religiosas, batallas por el rating, que la captación de la atención de los generales dela competencia, que la mordiscada en la torta publicitaria…

J: La TV es mucho más que el afán de influencia en la opinión pública, que el chantaje mutuo entre políticos y empresarios de vista corta, que noticias pasada por filtro de Instagram

S: La TV es mucho más que nuevos ricos lavando fortunas…la TV es un silo con cajas, que contienen otras cajas, que contienen otras cajas, que contienen otras cajas…

J: La TV es una multiplicidad de multiplicidades, tengas la edad que tengas, la vas a ver sobre la cama, en la sala de espera, en la cola, en el avión, en el autobús, en el teléfono más inteligente, en la pantalla más exagerada, en el momento menos oportuno, en la situación más al voleo con distintos ojos, pero con el mismo corazón…

S: La TV es un refresco recién destapado, como cuando la viste las primeras veces, sentado en el suelo, con las rodillas y muslos fríos por el piso, con todo el tiempo del mundo para perder a los lados y frente a ti…

J: La TV es tiempo para perder…

S: Para perderlo en cultura general, en risas, en miedos, en lloriqueos, en magos malísimos, en recetas impagables, en restaurantes que cerraron para siempre…

J: En animales muertos que vuelven a morir, porque no estaban muertos antes, en bestias humanas haciendo lo que peor hacen, en fuegos artificiales que buscan tapar cada culpa, desde la negligencia y el poder…

S: La TV es tiempo para ganar lo que ya sabes, que la vida es un cuento, es una crónica, es decir, una necrología incesante, un diario de otras personas que pudieran parecerse a ti, pero que el KINO del ADN solo les dio el ticket ganador a ellas…

J: La TV no es nada sin esa persona con dulces derretidos entre sus dedos, con los pies en alto y la insatisfacción constante del “no me gusta” o el “quiero más”…

S: La TV es una maquinaria de profesionales que te vende un producto para todos los públicos y que justamente por eso, no sabe para quién trabaja…

J: Regálate un día, sentado en el piso, con tu bebida preferida, haciendo zapping o descubriendo un viaje sonriente a la nostalgia…

S: Regálate una de las tantas tardes felices que tuviste cuando eras niño e irresponsable…

J: Ten confianza en ti mismo, que a niño no se vuelve, pero a irresponsable sí.

S y J : Salud y bebamos…

Hotel Marriot Caracas, Venezuela. 18 de enero de 2017.