Thursday, January 01, 2009

Enfermedades Raras e Infecciosas del Mundo Moderno de Hoy

Enfermedades Raras e Infecciosas del Mundo Moderno de Hoy

Por el Dr. Cellebrus Kevorkian, miembro emérito de la Real Sociedad Médica de la Calle Real de Sabana Big

Hoy hablaremos de una enfermedad puyúa y fea: el síndrome de Kawasaki

El síndrome de Kawasaki es una padecimiento neurológico -o del güiro por dentro congénito- y unigénito como Pinocho que no tenía hermanos ni genitales- burda de lo freaky. Tres importantes cañerías que vienen de la médula -dos de fibrocemento y otra en forma en T pero tirando a codo- se tapan causando la llamada “cara e´ foto” o “Sindrome de la jeta de Stallone”. Los tubos controlan el flujo del barro, el funcionamiento de los ojos aguados que se ponen cuando uno va “pa´l joyo” y la motricidad fina que sirve para enrollar el papel tualé y llamar por el teléfono con el botón de redial.

El Síndrome de Kawasaki, por allá en 1905 cuando nació Estelita del Llano, y empezaron los ensayos de Las Cinco Grandes, llevó al Profesor Juan Gabriel Kawasaki a figurarse que sí de “verdad verdaíta”, el picante sí que daña el cerebro por tanto pujo innecesario del recto emisor.

Las secuelas hospitalarias son surtiditas. Comprenden, a saber: 1.- dificultades iniciales para disimular chistes sobre la cara fea de uno. 2. Uno, más bien el afectado, no se ríe cuando uno -o el otro muérgano- se burla del afectado. 3.- los ojos se tuercen por rabia o afeminamiento e inclusive intenso dolor sin alevosía. 4.- los dientes se aprietan de arrebato y se daña el masticado de la pepa de mamón.

Más sobre éste mal “backstreetbokiano”:

Al final, terminal y C`est finì de éste daño del niño loco enfermo, con este penoso mal ¿verdad?, en el Síndrome de Kawasaki el niño se cree moto. Sus derivaciones más comunes son la variación de Honda, Suzuki, Vespa o Yamaha. Cuando se mezclan desórdenes de autopercepción el niño moto se cree Peugot, Ducati o Harley Davidson. Sólo se convierte en BMW si le meten gasolina de etanol -la popular “diesel redneck”- o sea, orina de Vin Diesel el actor que eructa esteroides.


Otros síndromes asociados:


Síndrome de Black And Decker: el niño pica a la mamá por la mitad

Síndrome Caterpillar: el pelao se siente un montacargas

Síndrome Moulinex-Echeto: el niño muele y tritura con especial cuidado de no babear la laptop.

Síndrome Oster: el menor se agita y da vueltas hasta que se le salta la cabeza como una tapa

Síndrome Philips: el niño se cree a la vez: televisor, Home Theater y rasuradora de ingle de jeva

Síndrome de Whirlpool: el niño se bate y en la boca le caben hasta 5 kilos de ropa

Síndrome Ford-Daewoo-Toyota-Chrysler o mejor conocido como síndrome PSUV: el infante nunca arranca por tantas partes extra vehiculares, y es casi tan malo en su performance como un injerto de Lada con Maverick.


3 comments:

Pat said...

Te pasastes!!!!

Me puedo morir!!!

Pat

killer tiger said...

Jajajajajajajajajaja

¡Dios mío, ayúdame! el carajito se la pasa todo el día parao en caballito.

Increíble broder, increíble.

Anonymous said...

KOÑO Q BOLAS!

QUE FUMAO PA LA MIERDA!!!!

ZONES!!!!!