Sunday, June 29, 2008

El Caso Comedy Central


Apuntes para una ponencia de Humor: El caso Comedy Central


No hay duda que Comedy Central, el canal de televisión por cable, le ha arrimado el hombro a la circulación de noveles -y no tan noveles- entertainers. Tratando de hallar su nicho, durante los años 80 y los 90, navegó con una programación dividida entre películas del mercado adolescente e histriones del stand-up.


Su mayor pico en esos años fue una serie -única en su estilo- Mystery Science Theater 3000. La rutina se apoyaba en introducir comentarios mordaces sobre B Movies- de terror o ciencia ficción de los años cincuenta y sesenta- a través de la presencia de seres humanos y robots silueteados al borde de unas butacas.


Poco a poco, la pantalla comienza a calentarse con Bill Maher quien conduce el espacio Political Incorrect. Pero, no será sino a partir de 1997 con la introducción de South Park cuando despega definitivamente.


Con el tiempo maduran The Daily Show con Jon Stewart, dándole una variedad incómoda a la parrilla, al traer invitados de cualquier ámbito, dejando atrás el miedo a parecerse al “formato Carson”.


Otra buena muestra de inversión bajo riesgo es The Colbert Report. Basado en la narración de noticias falsas, lo que produjo una nueva camada de televidentes con un enfoque político menos ingenuo. El Chapelle ´s Show y Reno 911! son dos de los nuevos aguijones de éste talante en la pantalla.


Con el David Spade Show, Too Late With Adam Carolla y la versión norteamericana de Distraction, no dejan lugar a dudas de que saben cómo armar una grilla ganadora, más allá de la dinámica de las temporadas.


Entre la programación no original, Comedy Central, escuchó a su fanáticos y recogió información sobre cuáles repeticiones esperaba el público. No lo pensaron dos veces y machacaron añejas temporadas de Beavis and Butthead, transmitieron a un público fresco The Benny Hill Show, accedieron a incluir más caricaturas como The Critic, Bob and Margaret, o Dilbert y Duckman.


Sin piedad ni vergüenza exhibieron la versión original británica de Whose Line Is It Anyway?, todas las temporadas de Mad TV y el experimento más contundente de humor absurdo desde Monty Python: Kids in The Hall, entre muchas otras atracciones.


Una de las tapas del frasco pudiera ser The Roast. En Venezuela pudimos verlo por VH-1. Allí, los mejores comediantes del momento se agavillan para apalear literalmente al valiente -o la valiente de turno- durante 44 minutos.


El roast de Pamela Anderson es ya una edición de culto entre los fanáticos... si no lo han visto pídanlo.


Hoy pareciera que el trono de los mordaces lo ocupa mi súper ídolo Carlos Mencia con Mind Of Mencia, seguido muy de cerca de las virulentas caricaturas Drawn Toghether.




6 comments:

Anonymous said...

lo mejor q ha hecho comedy central en muchos años es un largometraje conocido como ¨"Hebrew Hammer"

la actuación deAndy Dick y de Adam Goldberg de SNL son los más fenomenal que he visto en años!!!

Anonymous said...

eddie izzard

Anonymous said...

sin duda eddie izzard , memorable como el profesor bedlam en my super ex girlfriend...

travestismo high class en otras oportunidades!!!

Jahn said...

y no olviden The Man Show!!!

SERGIO MÁRQUEZ said...

Kids in the hall!!! Idolos bro! Lñatima que su material sea tan dificil de conseguir...

igor said...

Y donde dejan a "Blue collar" y sus "red neck parodies"

aunque tengo que decir que Dave Chappelle es mi favorito.