Tuesday, September 04, 2007

On JoKeR




Lo conocí como El Guasón, me simpatizaba, pero no del todo. Fue Cesar Romero el que me enseñó a ser precavido con la gente que ríe, sobre todo sí lo hace únicamente en función de la burla ajena. No todos los sonrientes traen buenas intenciones, no toda la seriedad es desdichada. Al Guasón, lo encontré luego en papel, entre colores, persecuciones, trampas cobardes y muertes que nunca lograban quitarme el sueño, aunque sí alimentaran pesadillas inútiles.

Ayer, no sé bien por qué pasó, discutí fuerte -y no fue con el afán de querer tener la razón- sólo quería dormir y el Messenger no ayuda a entonar o a declinar, mucho menos a marcar distancia entre las groserías alejadas de la mala voluntad. Tal vez fue el tedio, pero me perturbó ver que el Síndrome de Estocolmo ataca a muchos en estos días. Simplemente hablan del ”otro”, de “aquel” -el de los ”podercitos”- como alguien ajeno a sus “mundos” y que benignamente los está “dejando vivir bien”.

Para los afanados en la onda Estocolmo, el “otro”, es alguien inocuo si sabes ignorarlo, una especie de pana neurasténico que te permite “hacer tus propias cosas: comprar más carros, viajar con dólares baratos”, y en especial frecuentar a los hijos de los nuevos ricos a quienes -debajo de tantos uniformes mentales- han comenzado a disimularle ropa interior muy fina… y perfumes muy caros… y viajes a países que detestan en vivo, pero que adoran en privado.

Ayer en realidad, después de la rabia que se te instala ante el abuso, la basura, el engaño, la degradación, la muerte y la impunidad, y como creí en son de broma -muy distópica, pero ingenuamente en 1998- no “estábamos llegando al mundo del Planeta de los Simios sin Charlton Heston por ningún lado”. No, yo estaba muy equivocado. El asunto apunta a peor, a pesar de no ser muy distinto.

Venezuela está en medio de la revuelta del Arkham Asylum, está sometida al imperio asaltante del Guasón. Batman, aquel buen y eficaz contendor del mal está loco, despechado, herido y sin rumbo entre sus nubes de alas negras. Hoy ocupa su lugar -y el del Alcalde y el del Comisionado y el de cada institución honesta de esa urbe- un sociópata, que hace tan “buenos chistes” que el que no comparta y aplauda su bufonada, seguramente le vale la muerte física o simbólica, y todos sabemos que al dibujarnos con un lápiz verbal también somos las víctimas potenciales de un borrador mudo y pasivo, empotrado al final de un cuerpo rígido que sólo sabe servirle a la mano del amo, ya sea para marcar o suprimir.

Hoy, más bien hace unos cuantos días, El Guasón se hizo de Ciudad Gótica –gracias a la colaboración de los que se pervirtieron desde el principio, de los secuaces antiguos y silenciosos, de todos aquellos que hicieron su papel de drogueros de la moral a la perfección, de los que confundieron el sentido de lo compatible y de lo incompatible con la vida humana en paz.

Hoy, El Guasón gobierna y no hay un sólo hombre cuerdo o valiente para enfrentarlo.

Hoy, parece no verse ningún otro que se sume, más allá del puñado de los que respeto y conozco.

En ésta, tal vez la noche más deformada por las llamas cutres y la rapiña insana, enderezando su enfermedad -envuelta en descarrío- el silencioso corazón de un héroe antiguo aguarda una señal en el cielo.

Llamarlo a él es un poco invocarnos a nosotros mismos… hasta que los miedos mengüen…como lo harán los enemigos, cuando enterremos nuestras dudas y crucemos el cielo hasta un nuevo encuentro con la fe, con los fundamentos del bien y la refundación de la justicia.

Cerrar las fauces de un dragón ajeno y enano, será la única tarea cuando elijamos luchar hasta la gloria, en nuestro propio campo.

Ciudad Nuestra: Amat victoria curam

4 comments:

ROBERTO ECHETO said...

Querido bróder, esto es una belleza. Yo sólo quisiera que recordáramos que al Guasón sólo se le combatía a coñazos.

Las nubes oscuras de Ciudad Gótica han convertido a la civilidad en un pretexto para la inacción y para justificar la cobardía. Batman y sus coñazos son los únicos que pueden salvarnos de El Guasón y de Ras'al ghul.

Duro.

polo blanco @ aqui said...

Bro, como este guasón (así en minúscula...) se acompaña de bastantes dos caras (y a veces hasta tres...), gatúbelas bien sarnosas, grasientas y teñidas (que prefiero llamar Perrúbelas...) los impelables pingüinos y sobretodo bastantes ratas, tendremos que fundar un Salón de la Justicia, que con bastante cloro y guaya, limpie este chiquero y devuelva toda esta mugre al caño del que se salió. Siganme los buenos

sergiomarquez said...

Vamos broder, sin descanso, vamos, nosotros que hace tanto rato comenzamos a masticarle los talones a esta negra farsa. Usted sabe que si vamos. Primero muerto que bañado en sangre.

Joaquín Ortega said...

Echeto, Polo, Sergio...

bros...

llegará la hora, llegará el momento cuando volvamos a darle su mesada a los cobardes de siempre...

por lo pronto, habrá que escuchar Manowar en el Ipod hasta que el salmo 94 nos invite a limpiar la tierra

keep rollin´